El blog de Gunner!!!

Confesiones/crónicas de un internauta asombrado.

16. octubre 2011 06:29
by Gunner
0 Comentarios

15-0!!!

16. octubre 2011 06:29 by Gunner | 0 Comentarios

Me congratulo de veros de nuevo por aquí, mis trasnochadores amigos. Son las 2:59, y podría hablaros de la excelente (que conste que lo he subrayado, y cuando lo remarco es por que realmente lo merece) y dura película que acabo de ver: Mientras duermes. Recomendación de una radiante compañera de trabajo, film del que personalmente he obtenido algunas enseñanzas de como no hacer las cosas, y basado en un libro de una persona a tres saltos de mí (si alguno de ustedes ha pensado que de que puñeteros saltos hablará este, y no se considera un borrego inculto, que investigue las teoría de los Seis grados de separación o el Número de Bakon). No voy a hacerlo, en su lugar os hablaré de algo mucho más trascendente y que también acabo de vivir.

Política, ¡que palabreja!, ¿verdad? Encierra muchas cosas en ocho letras: Algunas grandes ideas, un puñado de buenas intenciones, y un océano de voluntades.

Vaya por delante que NO creo en la política y mucho menos en los políticos. Me parecen todos una enorme panda de sátrapas y, créanme, se de lo que hablo, pues a diario tengo que lidiar semejante ganado. Manipuladores, chaqueteros, interesados, prevaricadores, aduladores, y expertos en el antiguo arte de clamer los anos del poderoso. La inmensa mayoría tiene un precio, más o menos alto, pero lo tiene (si es que no acceden al cargo ya directamente "comprados" por algún poder fáctico). Capaces de establecer las alianzas más inauditas con tal de acceder al poder y mantenerlo, son aún más capaces de romperlas rápidamente si SUS beligerantes intereses lo requieren (noten que recalco el "sus" de ellos, los políticos, no del pueblo al que sirven). ¿El pueblo que les ha votado?, bueno… si de camino pueden hacer algo para salvar las apariencias con ellos… sssea.

¿Creo que se nota cuan patente es mi opinión acerca de ellos?, ¿no? Pero... ¿hay esperanza?

Hoy (ayer) he visto a gentes de todo tipo caminar unidos para reclamar un cambio de rumbo en el estilo en el que los políticos hacen las cosas. Evidentes y justas reclamaciones realizadas por gentes de izquierdas, de derechas, ateos, creyentes, republicanos, monárquicos, jóvenes, no tan jóvenes, y mayores. Sin violencia, en paz, y con los rostros iluminados por la ilusión de un propósito hermoso. He pensado y creído en ellos, en su fuerza, sus ganas de luchar, y me he dicho: "¿Quien no querría estar junto a personas como ellas?" Atravesaría desiertos y me enfrentaría a los mayores peligros por estar con seres como ellos. Puede que tan solo sea un idealista romántico, pero desde luego llenaría mi jardín con las flores sembradas por cada una de sus nobles intenciones. Y por un momento me vino la idea de que una de esas flores… podría estar plantándola yo mismo.

Gracias por responder a mi pregunta de una manera tan rotundamente clara.

Confió en que se tome buena nota de que las cosas están cambiando, y no solo aquí en esta calurosa Sevilla, si no en toda la pléyade de lugares que se han sumado a la iniciativa convocada por la plataforma "United for Global Change". ¿Se atreverán a segir ignorándonos? Más les vale que no.

Tras acabar la manifestación y despedirme de un compañero y su agradable dama, me he sentado tranquilamente en las escaleras de las "Setas" de la Encarnación a reflexionar y reponerme de la intensidad del baño de unión y camaradería que acababa de sentir. Si, unos 45 minutos, he estado observando como se disolvía tranquilamente la manifestación (como casi les costase hacerlo, de la misma forma que a veces cuesta abandonar en el lecho a la mujer amada mientras reposa tras haberla gozado), diciéndome a mi mismo: "Joder, Ángel, ¿te das cuenta de qué acaba de pasar?"; "¡Y tu has estado ahí y formado parte de ello!"; "Podrás echárselo en cara a todos los que NO has visto y que en público se vanaglorian de su activismo social".

Un saludo, Damas y Caballeros!!!

P.D: Fíjense bien en la imagen que ilustra este post, tomada en la "tribuna" de oradores del final del acto, ¿a quien ven?

Wink

7. octubre 2011 07:30
by Gunner
0 Comentarios

Un país y una mochila.

7. octubre 2011 07:30 by Gunner | 0 Comentarios

Hoy jueves, mis voraces ciber-ojeadores, ni mi cuerpo ni mi mente estaban para tangos, milongas o explicaciones, así que algo indeciso he preferido quedarme en casa "descansando", sentarme tranquilamente frente al computador y, tras casi tres semanas de absoluta auto-impuesta abstinencia digital, relatarles que ha sido de mis vacaciones (dada la hora debería haber dicho ayer, redactar y maquetar el texto se las trae).

Todo el mundo me preguntaba con interés que pensaba hacer con las tres semanas que aún me quedaban por disfrutar de mis tardías vacaciones. No lo tenía nada claro, así que sin saber que responder, me encogía de hombros, fruncía el ceño y les respondía: "Aún no lo se, el gran viaje que tenía pensado para este año ya lo hice en Junio, así que probablemente coja el coche y me pierda por España". Soy un hombre de palabra y fiel a mi propia promesa eso he hecho.

Solos yo, mi coche, una mochila (dos en realidad si contamos la de la camara/ruta) y un maravillosamente inmenso país nuestro. Un mapa (clásico, de papel, las ayudas electrónicas para cuando vuelva a la vida real), nada concertado, sin hoteles, sin destino fijo, parando, a comer cuando tenía hambre, cuando el cansancio y/o la noche me vencía, ó cuando un paisaje me desbordaba…

La salida, por supuesto desde la gasolinera BP que hay junto al Carrefour de San Juan de Aznalfarache. La ruta final… sigan leyendo si les apetece.

  • Monesterio: Pretendía que la primera parada de mi ruta fuese en Mérida, pero quería comer algo, y me pareció tan buen sitio como cualquier otro. Un abuelote al que pregunté donde hacerlo me recomendó insistentemente que visitase el Monasterio de Tentudía. Pense: “¿Porqué no?”. El monasterio cerrado, pero creedme, jamás os arrepentiréis de subir y contemplar la espectacular vista que se divisa desde su cima.
  • Merida: Desde luego mereció las dos noches que pasé en ella. Inmerso en su corazón histórico, pude entender hasta que punto resulta verdadera la expresión "La grandeza del imperio romano". Una anécdota, me quedé encerrado en su Alcazaba mientras contemplaba la puesta de sol desde uno de sus torreones.
  • Cáceres: Terminé asombrado por la belleza de su Ciudad Monumental, me pareció increíble que se haya conservado casi intacto su centro histórico, prácticamente oculto tras uno de los accesos a través de la Plaza mayor. Impactante. Me dió la impresión casi de un salto en el tiempo. Por cierto, queee tranquilamente eche la siesta a la sombra de la arboleda del parque "El príncipe".
  • Jerte: Me pareció una falta de delicadeza, no pararse al menos a tomar café en el pueblo que da nombre al frondoso valle. Allí charlé amigablemente con dos cuidadores del parque JerteNatura, al los que prometí una futura visita.
  • Piedrahita: De algo me sonaba el nombre del pueblo, pero al parar en el primer lugar que se me ocurrió para preguntar por un hostal donde pasar la noche, lo comprendí al instante: Su terraza estaba decorada con un ala delta de vuelo libre a modo de sombrilla. Estaba sin pretenderlo en una de las mecas mundiales del vuelo libre. Subi a la zona de despegue en el puerto de Peña Negra (1909 metros de altura) cerré los ojos y me dije: “¡Aquí me quedo!". Joer, yo sin equipo de vuelo y viendo como en sucesivas ocasiones grupos de pilotos se elevaban casi tan grácilmente como las águilas que además pude fotografiar.
  • Avila: La vista de su ciudad amurallada desde el Mirador de los Cuatro Postes, me resultó "de postal", y recorrer el perímetro de su muralla todo un reto que la gastada suela de mis duras botas pudo superar como otro desafió a los pies de un eterno viajante. En el mercadillo de su Plaza del Mercado Chico me avituallé con viandas en previsión de algún "alto en el camino".
  • Segovia: Ante la extrañeza de los viandantes, acaricié con intensidad las piedras de su acueducto; Irse de allí sin hacerlo sería una auténtica afrenta a la historia de España. En su Alcázar pude admirar su sensacional colección de armas de época. Y por dos veces el cruce de miradas con una bella trabajadora del museo de artillería me dejó francamente trastornado.
  • El burgo de Osma: Perteneciente a la Ruta del Cid, me dije a mi mismo: "¿Serás capaz de subir al castillo que domina la ciudad?". Pude. Por cierto alguna vez se han colado sin querer en una boda y han bailado la conga con los contrayentes.
  • Soria: Sin temor a equivocarme, el consejo de un anciano me hizo disfrutar como no podía imaginar de uno de los recorridos más hermosos de todo el viaje: Los lugares machadianos y el cementerio donde está enterrada su mujer Lenonor (sobre cuya tumba deposité una pequeña flor color violeta que busqué de un campo cercano), el paseo por el parque junto a la rivera del duero, y la inolvidable puesta de sol desde la ermita templaría de San Saturio colgada en sus márgenes.
  • Borja: Realmente me detuve en el pueblo por pura curiosidad, (disculpen la siguiente burla) por el nombre me parecio el pueblo mas "pijo" de toda España, pero inesperadamente descubrí uno de los secretos mejor guardados de nuestro maestro del cine Luis Buñuel. Quien quiera saber que pregunte…
  • Medinaceli: Preciosa ciudad de piedra. Mis habilidades como informático y la necesidad técnica de la simpática conservadora de su museo de arte me valieron como trueque para conseguir un preciado tesoooroooo!!!
  • Adamuz: Fuera de mi ruta, tuve casi un minuto y medio desde que vi la señal de desvío hasta que finalmente un impulso me hizo tomarlo. Aunque cortísima visita de carácter absolutamente personal, no pude evitar volver a refrescar mis resecas manos en la Fuente del Pilar, parte de una antigua posada donde supuestamente se hospedaron los Reyes Católicos.
  • Córdoba: Ciertamente ya conocía la ciudad, bastante bien además, por ello ni quería ni me resulto posible evitarla. Que contar de la ciudad califal, simplemente esplendorosa. Es una ciudad que me trae buenos recuerdos y siempre gratas sorpresas, en esta ocasión TRES, una se puede contar y la otra… también, pero me la reservo. Lo cierto es que al entrar por el acceso del Arcángel vi con asombro el fantástico Douglas DC7 que instalaron como reclamo de la malograda candidatura a la capitalidad europea de la cultura. Me faltó tiempo para correr a fotografiarme junto a tan magnífico aparato.

La llegada a casa, extenuado, al límite de todo, hace unos días. Aunque ayer miércoles decidí pasar un último día en la playa reposando junto al mar acompañado tan solo del sonido de las olas y algo de buena lectura.

Quedan en el tintero muchísimas emociones, paradas para descansar en mitad de ninguna parte, algún que otro susto con el coche, hermosos paisajes y bellas puestas de sol, pero si de algo me ha servido el periplo que os he contado, ha sido para aprender dos cosas: Amo la aventura y odio la soledad. Me explico. Definitivamente estoy "curado de espanto" respecto a los posibles azares de un viaje bohemio como el que acabo de realizar, salvando las distancias, me he sentido como un auténtico aventurero, pero a su vez en los momentos en los que mi mente no estaba ocupada asimilando vivencias, no podía evitar atormentarme por los errores del pasado y sentir la necesidad de haber podido compartir la hermosura de lo que estaba disfrutando junto a una mujer a la que amar.

Un saludo, Damas y Caballeros!!!.

P.d.: Debería prometerles colgar una galería de imágenes, pero a estas alturas, no me lo creo ni yo.

Surprised