El blog de Gunner!!!

Confesiones/crónicas de un internauta asombrado.

11. julio 2012 03:21
by Gunner
4 Comentarios

Relato: Jazzy romance???

11. julio 2012 03:21 by Gunner | 4 Comentarios

Como ya sabrán, mis apreciadísimos lectores, siempre me han gustado entre otra cosas la buena música, la aviación y, como no, el buen cine. Si a eso lo unimos, estar enclaustrado por imperativo "legal" (digámoslo así), hace que dedique el excesivo tiempo libre a revisitar antiguas cintas y/o leer acompañado de buena música a la espera de que vengan tiempos mejores, y por ende, disponer por fin de algo de tiempo para dedicarlo a alimentar este su blog. Espero que les guste el relato que les he compuesto basado en la apasionante vida de varios de los personajes más excitantes del siglo pasado. Averigüen quienes son, investiguen sus vidas… (he sido bueno y no se los he puesto nada difícil)

      

-    La señorita Gardner me ha dicho que la espere en el jardín, Mr. Huges.

-    Gracias Minnie, no hace falta que me acompañes, conozco el camino.

Eché una rápida mirada atrás hacia la plazuela que daba acceso al portal de la mansión. Había dejado mi flamante Lincoln Zephyr descapotable blanco-azulado justo en medio de la rotonda, bloqueando el paso.

-    Bah, ya lo quitará el servicio, si molesta. – Pensé.

Llegué apresurado, por culpa de mi habitual impuntualidad, siempre apuraba hasta el último minuto cuando algo merecía la pena. Luego, todo prisas.

En la oscuridad, a la izquierda, bordeando la fachada sur de la mansión, bajando una amplia escalinata de mármol cubierto por un entramado tupido de enredadera de madreselva trabada sobre la pérgola que la cubre, luego derecha. Justo al frente, el jardín junto a la piscina. Allí estaba ella, nadando como una sirena, enfundada en un bañador negro ajustado que apenas dejaba a la imaginación algo más que un placentero tormento.
Diez, quince, veinte, treinta, cincuenta metros, solitaria, incansable, con ese estilo que Esther inculca a todas sus alumnas y compañeras del estudio. Observo, como buen piloto, la dirección y velocidad a la que nada, y previendo el punto de contacto con el borde de la piscina, corro a situarme a frente a ella.

-    Aquí me tienes Ava. No pretenderás dejarme aquí esperando mucho tiempo ¿verdad?

-    El mismo que tú me has hecho esperar, Howard. – Me dice, mirándome a los ojos y sonriendo con cariñosa ironía.

Unas brazadas más y se encarama ágilmente a la escalinata del centro de la piscina.

-    ¡Por los santos apóstoles!, ¿como es posible que Dios haya creado semejante hembra?  – Me dije impresionado, intentando poner cara de absoluta normalidad ante tamaño espectáculo de la naturaleza.

Mientras se acercaba pausadamente hacia mi observe la sinuosa forma de sus caderas y ese ligero vaivén con que se contoneaba haciendo aún mas rotundas sus formas. Llevaba puesto un gorro de baño blanco con estrías y volutas en forma de pequeñas escamas. Abriendo levemente el gorro e inclinando sutilmente el cuello introdujo la otra mano por la abertura y de un tirón se lo quitó.

-    No entiendo esa extraña necesidad y capacidad de algunas mujeres para nadar sin mojarse el pelo. 

Apenas si le quedaban algunas gotas, pero al agitar la cabeza para sacudírselas allí de pie sobre el césped a contraluz del tenuemente iluminado jardín, me dio la misma impresión que el gradual estallido de unos fuegos artificiales, con cientos de estrellas volando lentamente antes de perderse en la oscuridad de la noche.

En el viejo radio fonógrafo RCA Víctor 59AV1 situado junto a la caseta de la piscina donde se estaba cambiando de ropa sonaba de fondo "Prelude of a Kiss" de Duke Ellington, no podía haber sido una pieza mejor ni más oportuna dadas las circunstancias que se me antojaba iban a suceder.

Mientras esperaba verla asomar de nuevo, escuchaba "Sophisticated Lady" -  ¿Casualidad?  - No creo, ella lo estudiaba todo demasiado bien.

Allí estaba, haciendo otra de sus apariciones estelares. Un vestido azul claro de finas rayas oscuras. Algodón y lino, ceñido y que dejaba su sexy espalda al aire. Carmín rojo intenso y dos pequeños pendientes de brillantes, a juego con la pedrería que adornaba las tiras de sus negros zapatos de tacón.

-    ¿Qué tal tu último vuelo, Mon Chérie? – Me dijo alargando la mano derecha.

Le tomé con suavidad la mano y se la besé, pero al intentar besarla además en la mejilla, me volvió la cara de forma displicente, evitándome con desdén.

-    Muy bien, los ingenieros han hecho un gran trabajo aligerando y alisando la estructura. Algunas fugas de fluido, y ese molesto olor a aceite que no he conseguido eliminar de las manos, pero el resto, todo un éxito.

-    No quiero competir contra un maquina… - Añadió, dejando el resto de la frase en el aire.

-    Sabes que nunca dejaré de volar.

-    Y yo nunca dejaré de amar.

Mientras suena "Warm Valley" la tomo de la mano y la llevo a la habitación contigua, un salón pequeño con grandes espejos donde celebra algunas fiestas y la invito a bailar.
Nos miramos fijamente y mientras nos sonreímos la cerco delicadamente por la cintura, brazo izquierdo en alto, y justo en el acorde adecuado, apertura lateral, armónico avance hasta casi alcanzar el rosal blanco que decora el fondo de la salita y nos dejamos llevar por el fluir de la música.

-    Una auténtica pena, justo el rac, rac, rac que indica el final del disco. -  Nos interrumpió cuando el extasis estaba a punto de seducirnos.

Salimos de nuevo fuera a tomar el aire y nos servimos un par de copas de Ron en la celosía de jazmines de la mesita junto al estanque.

-    Lei lo de tu aventura con el… como se dice... toreador… Dominguín, no?

-    Maldito espaniard… puro orgullo y presunción.

-    Responde. ¿Ocurrió? ¿Mentía la prensa?

-    No tienes derecho a preguntar. Tu que me has engañado.

-    Había, querida, había… vuelvo a ser libre… he pensado en ti… he terminado con el pasado…

A indicación de Ava, Charly, el joven mozo de color que discretamente esperaba a unos metros, nos puso sobre la mesa unos canapés. Galletitas de canela y un pequeño cuenco del mejor caviar que podía adquirirse pese al racionamiento. Observé las comisuras de sus labios mientras masticaba deseando que volviesen a manchar el cuello de mis camisas.

-    ¿Que clase de vida pretendes ofrecerme?…

Se levantó de nuevo y se acercó al fonógrafo. Por un momento dudó si cambiar de disco, pero finalmente optó por darle la vuelta, poner la otra cara y terminar de escucharlo.

-    Duke de nuevo… ¿Bailas? – Dije.

-    No, – Tajante -  aclárame antes que paso con ellas…

-    No dejaba de pensar en ti, solo estaba con ellas para... olvidarte.

-    Y ¡como se lo han tomado?…

-    Ya sabes, se hacer las cosas ó al menos lo intento.

-    ¿Como conmigo?… Nuestra despedida fue muy…

Se rió descaradamente, casi con un cierto punto de locura diría, y luego me miró con franca indignación…

      

Como siempre, hay algo de mi y de ustedes en cada relato, y aunque en esta ocasión me he extendido más de lo habitual, espero que no les halla resultado inconveniente. Hay que ver lo que consiguen el insomnio y las calurosas noches de verano, ¿no creen?

Un saludo, Damas y Caballeros.

P.d.:  Ah, votos y comentarios, pulsando en los enlaces que aparecen un poquito más abajo!!!

Wink

27. enero 2012 03:35
by Gunner
2 Comentarios

Losa.

27. enero 2012 03:35 by Gunner | 2 Comentarios

Esto de trasnochar se está convirtiendo en una insana costumbre, las 02:16 de la madrugada de este día y en el café Picalagartos apenas si queda un grupo de veinteañeras trasnochadoras, unos pocos amigotes de barra de café y este que os escribe, mis imprescindibles lectores. Vengo de recogida y frente a la soledad de mi casa, he preferido detenerme un rato a tomar un té marroquí. He entrado no demasiado convencido de lo que estaba haciendo pero la excelente música de Ray Charles me ha hecho decidirme inmediatamente. Nada como un buen Blues para fijar mis posaderas en las sillas de madera del local a disfrutar del aroma del té y la música de fondo.

Ya que estoy aquí a estas horas que mejor que escribirles algo. ¿Qué les cuento esta noche? El día… Bueno, a ver que sale… Hummm… toca poema.

       Despertar era una losa gruesa,
Mármol verde, profundas vetas negras
Frio rectángulo de perfectas proporciones
Allí tumbado en el lecho
Sentía su peso oprimiendo el pecho
Aplastando las vértebras
Resquebrajando las costillas
Hundiendo en la carne las astillas

Clavó profunda sus filos en la razón
Quería el verbo salir en su búsqueda
Tan hermosa tan perfecta
Recordar cuando caliente ardía.
Verla cerca adornaba la alegría
en el interior del magma de la tierra
de una pátina de frialdad sombría
que alimentaba su creación.

Aj, el peso que antes caliente bullía
Ahora frío flota pesado y oscuro
Ancho y largo acapara la estancia
A centímetros del alma pulula inmóvil
Intentar alzar el vuelo, tropezar con su dureza.

Brilla ardiente incandescente ante sus ojos.
Empuja intentando apartarla,
sus manos se congelan al tocarla.
Como un niño, sopla intentando apagarla,
el aire de sus pulmones, helado se vuelve al alcanzarla.
¿Calor?, ¿Como en frío se tornó?

Imposible volar, opto reptar hacia un lado.
Escapó deslizándose entre sábanas y losa.
Salió trémulo apenas de la habitación,
casi ahogado dejando dentro el mármol,
levitando a la espera de otra noche,
a la espera de su llanto.
      


Creo que ha quedado bastante bien, sin duda digno de una gran pluma, ¿no creen?

Se marcha el último grupito de turistas trasnochadores, y me da apuro tener al camarero esperando, probablemente esté tan cansado como yo y quiera cerrar. Por cierto, la guapa rubia del grupo se ha fijado en mí y desde el exterior de la cristalera del local, mientras su grupo decide donde tomar la última de la noche, ha dirigido un par de curiosas miradas en mi dirección, ¿significará algo?... Bah, esta no es la noche ni el momento.

Un saludo, Damas y Caballeros!!!

P.d.: La foto es de mi reciente visita soriana a la tumba de Leonor izquierdo, esposa de Machado.

Cry