El blog de Gunner!!!

Confesiones/crónicas de un internauta asombrado.

27. noviembre 2017 15:05
by Gunner
0 Comentarios

Relato: Tunez, de promesas y Lecciones.

27. noviembre 2017 15:05 by Gunner | 0 Comentarios

Acabo de llegar de un nuevo viaje, esta vez a Túnez. Mi intención era descansaaarrr, nada de excursiones, nada de estrés, nada de prisas, nada de tecnología, solo pulserita “todo incluido”, playita y buenas vistas. De verdad, créanme, necesitaba desconectar, pero algunas circunstancias suelen dar al traste con tus planes. En este caso esa circunstancia se llamaba… - bueno… su nombre… eso pertenece a mi intimidad -. Gracias a ella descubrí un país que lo ha pasado mal pero que poco a poco va recuperándose, para disfrute de todos los viajeros y nómadas, que, como ustedes, tienen a bien leerme de nuevo.

Espero que el relato que les presento en esta ocasión - pura ficción - les asuste o les atraiga, pero que al menos les enseñe y les haga descubrir algo que les impulse viajar a ese país en el que el desierto y la naturaleza lo llena todo de una arena tan fina que desliza por la piel como la seda lo hace sobre el rostro de sus bellas mujeres. Un país lleno de gente amable y bellos oasis en mitad de ninguna parte.

Pasen y lean si les apetece:

Promesas y Lecciones:

   

Tenía trece años la primera vez que vi a Ahmed Natseh, “Audi” para los clientes, un pequeño guiá beréber local que, como tantos, acosaba insistentemente a los turistas ofreciendo sus servicios a la menor oportunidad al viajero incauto. Vestía unos tristes pantalones raídos y camiseta de un equipo de fútbol europeo. Era de tez morena, ojos color marrón de mirada vívida, enjuto pero de carnes fuertes y apretadas, pelo corto, sucio y desordenado, de sonrisa fiel y mente rápida como los rayos del sol que nos abrasaban.

- ¿Y porqué te llamas “Audi”? - Le pregunté, suponiendo que era un gran aficionado a los coches occidentales.
- Todos tenemos un nombre parecido, elegimos uno y lo usamos para que nos identifiquéis... Aquel chico de allí, Anwar, se hace llamar “Opel”, a aquel hombre alto, Taymullah, lo conocen por “IBM”... y así casi todos. Nuestros nombres en árabe son difíciles de pronunciar para vosotros, os resulta más fácil recordarnos así.

Lo miré sorprendido – ¡como se manejan estos chicos con los idiomas! – pensé – estoy seguro que si en vez de español hubiese sido alemán, americano, ó francés, me habría entendido igualmente y habría respondido con la misma facilidad sin inmutarse.

Casualidades... y como me hizo gracia su hábil respuesta, sonriendo chamullando su nombre en árabe le dije:

- ¿Sabes que tengo alquilado un Audi en el hotel, “Ajmid”? Si nos ayudas a llegar a unas ruinas a las que queremos ir, cuando terminemos la excursión y volvamos al hotel ademas de tu tarifa, si te apetece, te dejaré conducir un rato el coche. ¿vale?

Le enseñé la instantánea que había tomado unas horas antes en el museo arqueológico de la ciudad. Visitando una de las salas, vi colgado en una de sus paredes una inmensa fotografía de un antiguo palacete imperial que, según el pequeño rotulo informativo que lo acompañaba, se encontraba apenas a 30 kilómetros de la ciudad.

- Precioso – valoré entonces – Que lástima que no esté en el circuito de nuestro recorrido… ¿Y porqué no? – me dije ahora – quizá este chico tan espabilado sepa llevarnos allí...
- Lo reconoció al instante.
- Prometido – Insistí.

Su cara se iluminó, apreciando que a pesar de que los turistas solían limitarse ha hacer uso de sus servicios de guía manera bastante ingrata, todavía quedaba alguno con un mínimo de cortesía hacia ellos. Llevaba años tratando con los extranjeros descarriados que se aventuraban a visitar los restos del Palacio del Rey Negro, un lugar al borde del desierto fuera de la los circuitos habituales, debido ello a que la carretera de acceso atravesaba los barrios más desfavorecidos de la ciudad y el camino que llevaba al recinto serpenteaba estrecha y dificultosamente por resecas laderas de colinas bastante apartadas de la civilización, dificultando el acceso a los abarrotados autobuses que comúnmente empleaban la compañías turísticas; siempre iban a lo fácil para minimizar riesgos y maximizar beneficios.

Intercambiamos un cabeceo de aprobación y nos reímos con complicidad mientras los demás miembros del grupo nos miraban, con caras de extrañados, pensando - ¿De que se reirían estos?

El chico cumplió, nos localizó un taxista de minibus para las 6 personas que formábamos el grupo, y tras negociar astutamente el importe de la ruta de ida y vuelta, en apenas una hora estábamos a las puertas del recinto donde se ubicaba el palacio.

Nos agachamos y me dibujó con sus largos dedos tostados, en la suave arena, la forma que tenía el edificio antes de que el antiguo ejercito de ocupación lo terminara de destrozar con la excusa de que ofendía al islam.

- Era así... alto, cuadrado, formado por grandes sillares de piedra de las canteras cercanas, altas columnas romanas de una sola pieza, – Mientras trazaba las formas levantaba una pequeña nube de polvo – austero por fuera, pero dentro la decoración era una explosión de frescos policromados y textos latinos labrados en las paredes realizados con la maestría de los mejores artesanos y calígrafos de la época en que se construyó. Creo que griega o romana.

Nos incorporamos. Mientras nos acompañaba dando un paseo alrededor de las ruinas, charlamos un poco.

- A juzgar por los restos que quedan y por lo que nos cuentas, debió ser un edificio magnífico, ¿no?
- Si, lo fue, incluso aún conservaba, lleno y en perfecto estado de uso, el aljibe interior de mármol donde decían que su preferida, danzaba y se bañaba desnuda para deleite del emir. Las leyendas afirman que estuvo muy enamorado de su esclava.
- ¿Y que pasó pues?
- Lo fueron expoliando salvajemente, para venderlo y recaudar fondos con los que financiar su estado y su ejército… Aún de vez en cuando alguno se acerca a ver si quedan restos dignos de ser vendidos en el mercado negro.
- Oh, ¡cuanto lo siento! - exclamé, viendo como bajaba a cabeza, apenado por la tropelía perpetrada en nombre de su religión.
- Era nuestro, un auténtico tesoro, y no pudimos hacer nada por impedirlo, ellos tenían sus motivos y nosotros preferimos no tentar la suerte de intentar evitarlo.

Tras rodearlo por última vez y sacar algunas fotos de recuerdo nos dispusimos a marcharnos de vuelta al hotel. Era para nosotros difícil de soportar, y sudábamos bajo un sol abrasador, que nos obligaba a cobijarnos a la sombra de las palmeras y olivos que quedaban en lo que debía haber sido el jardín del palacio.

Llegando al minibus, pasamos junto a una destartalada casucha que hacía las veces de puesto de souvenirs y refrescos para los pocos turistas que las visitaban. Viéndonos francamente acalorados, Ahmed se apiadó de nosotros, nos condujo al puesto y preguntó si queríamos algo para refrescarnos - No se lo pensó, sabía que le agradeceríamos algo de líquido para reponernos de la sudadada.

Se acercó a la mujer que atendía y mantuvo una breve diálogo en árabe con ella, que finalmente escondida tras su jihab nos entregó 5 botellas de agua. Las despachamos con avidez.

Satisfecha nuestra sed le pregunté a “Audi”:

- ¿Cuanto le debemos a la señora debemos por el agua?
- Nada, ya está todo arreglado.
-Pero…
- Nada... algo ha visto en ustedes. La señora dice que “Alá siempre ayuda a quien se lo merece”, así que está todo resuelto.

La miré, contemplé sus cansados ojos verdes, - la zona, ruta de tránsito de antiguas rutas comerciales fue recorrida por mercaderes y nómadas de diversas civilizaciones por lo que supuse que debía tener algún antiguo ascendente griego en su genealogía, pues normalmente en ese país predominaban las mujeres de perfilados, seductores e insondables ojos castaños - y llevando la mano al pecho le agradecí la consideración inclinando ligeramente el torso hacia adelante.

Me devolvió cortésmente el saludo e indicándome, con su mano extendida por encima de mi hombro, que mira hacia atrás, me hizo notar que alguien que se acercaba bajando por el camino.

Se trataba de joven vestido con ropa de corte militar, barba corta prominente y turbante color negro, montado sobre una de esas típicas ruidosas e incombustible motos de procedencia coreana tan comunes en los países árabes. Llevaba encintada al pecho un viejo fusíl AK-47 con aspecto de haber vivido mejores días...

- Ciertamente tiene un aspecto aguerrido - Observé.

Uno de los turistas del grupo, un señor rechoncho de pelo canoso, con pantalones de golf a cuadros, polo de rosa pálido y chanclas de cuero relucientes, sacó, con intención de grabarlo, de su mochila la pequeña cámara de video, con la que había estado machacándonos presuntuosamente por su resolución, prestaciones y exitoso regateo para compra durante todo el circuito por el país.

El joven al verlo pareció molestarse y detuvo la moto, se bajó lentamente de ella, nos encañonó con el AK-47 e imitando con los brazos el retroceso del arma, simuló nuestro ametrallamiento gritando un sonoro “ratatatata” con la boca, haciendo el finalmente el ademan de soplar, como un vaquero, sobre la boca del cañón “humeante”.

Algunos de los nosotros permanecimos incrédulos e inmóviles, otros llegaron a tirarse al suelo para evitar ser alcanzados en el tiroteo…. Ciertamente patético, unos asustados, otros por el suelo y algún que otro pantalón mojado - Menuda panda de turistas asustados pensaría.

El joven musulmán volvió lentamente a subirse en la motocicleta, y sin darnos la espalda, arrancó y se marchó con gesto burlón, seguro de habernos perdonado la vida.

“Audi” se apresuro a ayudar y calmar a los más afectados por el incidente y pronto estábamos en el minibus camino de vuelta a la ciudad.

Le pregunté: - ¿Que sucedió antes, con ese joven militar, Ahmed?

- Llevamos siglos defendiéndonos de ataques, conquistas, conquistadores, sectas y religiones, lo llevamos en la sangre y llevamos haciéndolo desde antes incluso que las religiones existiesen, pero sabemos distinguir lo bueno de lo malo, y sobre todo sabemos defendernos.
- Y vosotros, los occidentales, venís la mayoría a disfrutar de vuestro dinero y presumir de vuestra tecnología, sin daros cuenta que aquí la gente, nuestra gente, sufre y vive una vida real, de penurias y llena de carencias… y eso no nos gusta a muchos.
- Pero nosotros solo venimos a admirar vuestro arte, vuestro pasado, vuestra historia. - Alegué.
- Vosotros… ¿Ese gordo casposo, presumido e indecente solo quería llevarse a su país la imagen de una fiero soldado Muyahidin para presumir delante de sus colegas. ¿Crees que eso es nuestra historia, nuestra cultura? - Preguntó ofendido.

Al escucharlo dejé de verlo como al chavalin que tenía delante y por un momento me pareció ver a un viejo combatiente, cansado de la guerra. Ciertamente en sus condiciones, hasta los más pequeños maduran y envejecen a una velocidad asombrosa.

- ¿Y si por casualidad esas imágenes llegan a las televisiones?… ¿Cómo crees que las interpretarían? Estoy seguro que sabes cómo llegan a manipular la información, ¿os fiáis ciegamente de ellos?… ¿Cómo son capaces de montarla para que parezca el terrorista más sanguinario?
- Hace tiempo que nuestros mayores dejaron de creeros y confiar en vosotros. Ni nos gusta, ni nos va a gustar nunca – Sentenció.

Me quedé callado, sin palabras, y pensando en cuantas veces prejuzgamos a las personas por lo que otros opinan de ellas, o cómo los medios quieren que opinemos de ellas y no por como realmente son. Resulta fácil dejarse llevar por las opiniones de los demás. Pero a veces alguien te da una bofetada y te dice “despierta, que la vida no es una película”.

¡Pero que sea un niño!… me miraba y me hablaba – Es curioso como recuerdo su mirada… cambió como de la noche al día, apretaba los labios y tensaba el ceño cuando enfatizaba acerca de las contradicciones de occidente – pero… era un niño...

Finalmente me guiñó un ojo como para decirme – tranquilo, está todo controlado, tendríais que haberos visto las caras… ja, ja, jaaa... – y nos marchamos.

Llegando al hotel, mientras gesticulaba con la mano despidiéndose de nosotros me dijo:

- Si regresas alguna vez, acuérdate, pregunta por “Audi”, ¡yo nunca olvido una cara! - y se alejó recordándome con mirada ilusionada mi promesa de dejarle conducir el coche.

- … Incluso en un momento dado tuve la intención de cumplir lo que le prometí.

Ahora, años después, desde la comodidad de mi sofá, cuando veo en televisión documentales sobre la Yihad, allí está él. Sobre el trasfondo de duras imágenes, en un recuadro en la esquina superior de la pantalla con su nombre escrito en árabe y subtítulos en castellano alzándose como una de las pocas voces que defienden la interpretación moderada del Corán. Ha madurado sin duda, veo - eso sí - el cansancio en sus ojos, la fatiga de la lucha y la experiencia en las arrugas de su piel, pero al cerrar los ojos y pensar en aquellos días, sigo viendo a ese chico de trece años que me dio una sabia lección, usando la palabra en lugar de las armas.

Fin.

   

Es curioso, amig@s, siempre que viajo llego con ganas de retener todo lo que he visto y vivido, pero solo algunas veces y la intensidad algunas emociones y anécdotas hacen que me atreva a escribirlas y compartirlas con ustedes. Viajen… no paren de viajar… y de camino compártanlo con nosotros.

Un saludo, Damas y/o Caballeros!!!


P.d.: Definitivamente tengo que viajar más, tengo que escribir más!!! Y como siempre, votos y comentarios pulsando en los enlaces anexos, gracias.

Cool

8. agosto 2014 17:48
by Gunner
0 Comentarios

Vida y música!!!

8. agosto 2014 17:48 by Gunner | 0 Comentarios

Que asombroso... Vivir...

Y se preguntarán ustedes, mis queridos lectores, ¿a cuento de qué el inicio de este post? más aún después de la larga sequía escritora a la que os he sometido, ¿no? 

Sequía no, únicamente quería poder decir en voz alta que os he ofrecido mi propia Trilogía de pensamientos (este artículo, y los dos que indico a continuación). Lo reconozco, tardo en sentarme a escribir, llevo meses intentando terminar este en concreto, sabía con qué quería deleitaros y el porqué, pero necesitaba el sosiego necesario para terminar de perfilarlos todos y publicar entonces lo escrito (alguno de los tres artículos estaban esbozados desde hace tiempo como pueden comprobar si leen los referidos a Murakami o al Tibet/Zen, pero todos carentes de algún pequeño detalle que me impedía hacerlo).

Es verano, ustedes tienen tiempo para leer y yo para escribir, así pues... Todo vuestro!!!

Hoy quería hablarles de la música y la vida, y como algunas canciones... bueno... la describen.

Nacemos... y desde ese momento hay personas que se toman la vida con mucha tranquilidad, tanto que dan la impresión de que se limitan a verla pasar... casi como si no fuese con ellos... Yo, la vivo con intensidad, a veces demasiado, solo tengo una vida y quiero enterarme de qué nos va en ella, ¿también ustedes, no? (por eso me leen). Pero además de vivirla también la observo... os observo... con mucho detalle: Razas, colores, contrastes, gentes de un polo... y del contrario... todos enfrentados y empeñados en una frenética carrera por llegar a ninguna parte, y cuando os miro, desde la distancia - parecéis hormiguitas caminando al pseudo-azar, en busca de alimento, en busca de su destino, alocadas y con prisas - siempre, siempre, me viene a la memoria la canción de mi admirada Trinidad Montero "El circo de las Fieras", que en su disco "Arañas de Marte" usando su cálida voz cordobesa y lo mejor del Jazz-fusión hace una soberbia descripción ese locura en que todos estamos inmersos. Sin duda un gran canción en un disco imprescindible para cualquier melómano que se precie de tal.

Por otra parte la vida es un lucha constante por superar obstáculos. Todos los días, todos, nos enfrentamos a esa locura de la que os hablé antes, una vorágine que llega a ser insoportable y desalentadora por culpa de un ritmo trepidante que nos maltrae, nos frustra y nos irrita. Muchas veces piensa uno en tirar la toalla y dejarse vencer derrotado. Si, todos lo pasamos mal... a veces no mal, simplemente sin pena ni gloria. En mi caso, cuando alguien cuando alguien me pregunta que hago para enfrentarme a los azares del destino, suelo responderles de la siguiente manera: "Si, lucho, pero de todo el día, de sus 24 interminables horas, lo único que hago vivir esperando ese momento de belleza, ese algo bonito que haga que haber vivido ese día haya merecido la pena". Joan Manuel Serrat (diría que mi cantautor favorito) lo expresa magníficamente en la canción "De vez en cuando la vida", de su álbum "Cada loco con su tema", una tierna melodía que nos habla precisamente de esos escurridizos momentos.

 

El circo de las fieras by La Trini on Spotify

     

De vez en cuando la vida by Joan Manuel Serrat on Youtube

 
    Gentes gobernadas, gobernantes
bucaneros, almirantes
aduaneros, emigrantes
profesores, procesados
indignados y banqueros
camareros y borrachos
poli bueno, poli malo
importantes e importados
estudiantes, estudiados
tiburones y bañistas
onanistas y curitas
cardenales, alquimistas
extremados, extremistas
protestantes, protestados
Integristas, integrados
Entregados

Cuando siembran sus flores
bajo la hierba rezan y reinan
mientras rugen los leones
en el circo de las fieras.
Sus corazones sobre la arena
dejan la estela
que enloquece a los leones
en el circo de las fieras.
Cinco minutos de pan y futbol
y arde este mundo
con su gloria y su miseria
con su circo y con sus fieras.

Judas, barrabases y romanos
artesanos, antenistas
publicanos, publicistas
empresarios, emprendidos
secundarios, secundados
extras y protagonistas
guionistas, camuflados
en un mismo relicario.
Primitivos y primados
matemáticos y artistas
las preñadas y el taxista
velazqueños y cubistas
japoneses y castizos
monosabios, monaguillos
confidentes, acusados perdonados

Porque siembran sus flores
bajo la hierba rezan y reinan
mientras rugen los leones
en el circo de las fieras.
Sus corazones sobre la arena
dejan la estela
que enloquece a los leones
en el circo de las fieras.
Cinco minutos de pan y futbol
y arde este mundo
con su gloria y su miseria
con su circo y con sus fieras.

Ay, Ay, Ay
Ay, Ay, Ay
Ay, Ay, Ay
            
   

De vez en cuando la vida
nos besa en la boca
y a colores se despliega
como un atlas,
nos pasea por las calles
en volandas,
y nos sentimos en buenas manos;


Se hace de nuestra medida,
toma nuestro paso
y saca un conejo de la vieja chistera
y uno es feliz como un niño
cuando sale de la escuela.

De vez en cuando la vida
toma conmigo café
y está tan bonita que
da gusto verla.
Se suelta el pelo y me invita
a salir con ella a escena.

De vez en cuando la vida
se nos brinda en cueros
y nos regala un sueño
tan escurridizo
que hay que andarlo de puntillas
por no romper el hechizo.

De vez en cuando la vida
afina con el pincel:
se nos eriza la piel
y faltan palabras
para nombrar lo que ofrece
a los que saben usarla.

De vez en cuando la vida
nos gasta una broma
y nos despertamos
sin saber qué pasa,
chupando un palo sentados
sobre una calabaza.

 

 

En todo caso acabamos pegándonosla. Hagamos lo que hagamos, seamos lo buenintencionados (o malintencionados) que queramos ser, o pongamos (o no) todo el mimo y cuidado en hacer bien (o mal) lo que queramos hacer, indefectiblemente tarde (o temprano) en algunas ocasiones terminamos estrellados, estampados y golpeándonos la cara contra el duro e inflexible muro de La Vida y del error. Afortunadamente no ocurre siempre - como dicen por ahí "Dios aprieta, pero no ahoga" - aunque si con cierta periodicidad. Cuando salimos de una, no se cómo, nos metemos en otra... y así sucesivamente hasta que llega un momento en que nos cansamos de luchar... y abandonamos. Dicen que Valiente no es el que se lanza a la lucha, sino el que tiene el coraje de levantarse y seguir luchando (porque siempre hay algo por lo que luchar), ¿qué opinan? Y quien mejor que el grandioso de Frank Sinatra y su canción "That's Life" del álbum del mismo título para darnos esa mismo mensaje. Siempre llevo esa composición de La Voz (así lo apodaban) en el coche y de vez en cuando me la pongo para auto-aplicarme su lección e infundirme ánimo.

 

Thats Life by Frank Sinatra on YouTube

 
   

That's life, that's life (Eso es la vida, así es la vida)
That's what all the people say (Eso es lo que todo el mundo dice)
You're ridin' high in April (Te va bien en abril)
Shot down in May. (Te derriban en mayo)
But I know (Pero sé)
I'm gonna change that tune (Que voy a cambiar esa onda)
When I'm back on top (Cuando vuelva a la cima)
Back on top in June (A la cima en Junio)
 
I said that's life, that's life (Dije que eso es vida, así es la vida)
And as funny as it may seem (Y por divertido que parezca)
Some people get their kicks (Algunas personas consiguen sus metas)
Stompin' on a dream (Pisoteando sueños)
But I don't let it (Pero yo no dejo)
Let it get me down (Que eso me deprima)
Cause this fine old world (Porque este buen viejo mundo)
keeps spinnin' around (Sigue dando vueltas)
 
I've been a puppet, a pauper (He sido marioneta, indigente)
A pirate, a poet (Pirata, poeta)
A pawn and a king (Peón y rey)
I've been up and down (He tenido éxito y he fracasado)
And over and out (he estado dentro y fuera)
And I know one thing (Y sé una cosa)
Each time I find myself  (Que cada vez que descubro)
Flat on my face (Que he caído de bruces)
I pick myself up (Me levanto)
And get back in the race (Y vuelvo a la Carrera)
 ()
That's life, that's life (Eso es la vida, así es la vida)
I tell you I can't deny it (Te lo digo, no puedo negarlo)
I thought of quitting, baby (Pensé en abandonarla, nena)
But my heart just (Pero mi corazón simplemente)
Ain't gonna buy it (No lo aceptaría)
And if I didn't think (Y si no pensara)
It was worth one single try (Que no merece intentarlo al menos una vez)
I'd jump right on a big bird (Me subiría en un gran pájaro)
And then I'd fly (Y me echaría a volar)
 
I've been a puppet, a pauper (He sido marioneta, indigente)
A pirate, a poet (Pirata, poeta)
A pawn and a king (Peón y rey)
I've been up and down (He tenido éxito y he fracasado)
And over and out (he estado dentro y fuera)
And I know one thing (Y sé una cosa)
Each time I find myself (Que cada vez que descubro)
Layin' flat on my face (Que he caído de bruces)
I just pick myself up (Me levanto)
And get back in the race (Y vuelvo a la Carrera)
 
That's life, that's life (Esto es la vida, así es la vida)
That's life and I can't deny it (Así es la vida y no puedo negarlo.)
Many times I thought of cuttin' out (Muchas veces pensé en rajarme)
But my heart won't buy it (Pero mi corazón no lo acepta)
But if there's nothin' shakin' (Pero si no hubiese nada emocionante)
Come this here July (Cuando llegue el mes de julio)
I'm gonna roll myself up (Voy a liarme a mi mismo)
In a big ball... (Hasta formar una gran bola...)
And die (Y morir)

Oh, yeah!!! (Oh, si!!!)

   

Pues si, ahora después de muuucho tiempo parece que para mi asombro me he levantado (no sin dificultad) y vuelvo a remontar el vuelo. A pecho descubierto, me enfrentaré a esas locuras que nos desquician cada día dejándome sorprender, abrazaré La Vida para que me continúe sonriendo, me inunde con su sol y su raudal de emociones, y procuraré dejar mi estela de pisadas en su arena.

Escuchen las canciones pulsando sobre los enlaces que las acompañan, seguro que al menos no les dejarán indiferentes y puede que alguna hasta llegue a emocionarles.

Un saludo, Damas y Caballeros!!!

P.d.: Foto cortesía de PPLuke SkyWalker. Y como siempre, votos y comentarios pulsando en los enlaces que aparecen un poco más abajo.

Cool